Rehabilitación de fachadas, tejados, edificios y casas en general

Este tipo de obras hacen referencia a cambios, modificaciones o sustitución de tabiques, materiales acabados e instalaciones que no están en buen estado o que no es posible utilizarlas, por ejemplo, el daño de instalaciones eléctricas. Es decir, la rehabilitación se realiza cuando la vivienda o edificio está en mal estado y se tiene que proceder a suprimir estos deterioros y pasar a la reparación y reposición de estos elementos dañados. Una rehabilitación no está sujeta a razones de estética ni de gusto personal. Sino que tiene una gran relación con razones funcionales de la estructura e instalación del edificio.

La rehabilitación de edificios requiere cuidado y sensibilidad en el tratamiento del edificio existente, introduciendo elementos y soluciones constructivas en la que priman la habitabilidad y la adecuación a un uso cotidiano moderno.

reha1

Rehabilitar fachadas de piedra.

Llegó el momento de iniciar la rehabilitación de las fachadas de piedra de tu casa. Con el paso de tiempo la fachada del edificio ha envejecido, el revestimiento se ha debilitado, y el muro está lleno de grietas y humedad.

Forjados de Madera

El primer paso al rehabilitar un edificio es la revisión de la estructura completa. En los más antiguos es normal encontrarse forjados de madera, y que estos presenten problemas en las zonas que coinciden con los cuartos húmedos (cocinas y baños)

En el caso de una rehabilitación es importante registrar la geometría y las características mecánicas de la madera. En el caso de forjados nuevos se puede utilizar madera maciza, laminada o Bilam.

reha2
reha3

Rehabilitación de puertas de madera

Con el paso del tiempo, las puertas de madera van perdiendo su color y sufren pequeños impactos que van deteriorándolas poco a poco. Aunque la madera es, sin duda, un material noble, tan bien es cierto que requiere cierto mantenimiento periódico y que se ve afectado por la humedad y el agua.